Cháchara con Daniela Salcedo

Foto cortesía Daniela Salcedo

 

Daniela Salcedo detrás de la imagen

Un recuento de la vida de la reconocida joyera en su día a día

 

Por estos tiempos es muy fácil caer en creencias y suposiciones sobre la vida de las personas, cuando utilizan las redes sociales para mostrar su trabajo o su vida personal. En el caso de Daniela, ella maneja dos cuentas importantes de Instagram. La primera, su cuenta oficial de su marca de joyas Daniela Salcedo. La segunda es su cuenta “personal”, en donde encontramos imágenes de ella con diferentes outfits fantásticos y combinaciones estilísticas, sus viajes alrededor del mundo con su esposo y fotógrafo de cabecera, sus pequeños textos inspiradores y poéticos que hablan sobre amor y desamor y en general su visión estética y su pasión por la moda. Poner la palabra personal entre comillas es precisamente porque, a pesar de que es la cuenta de ella y no de su marca, no necesariamente es su vida personal. Es más bien un espacio de expresión estética y escrita, en donde Daniela encuentra el lugar perfecto para compartir no solo su talento como joyera, sino también como escritora, creativa y compositora estilística.

 

Tuvimos la oportunidad de hablar con Daniela, para preguntarle por sus días, por sus temores, por su felicidad y por su vida del día a día, totalmente fuera de lo digital, y aquí está lo que nos contó:

 

Daniela divide su vida entre dos capitales: Ciudad de México y Bogotá. Aquí el recuento de su vida en CDMX:

 

Por las mañanas muy temprano:

Su esposo y cómplice fotográfico siempre prepara el desayuno para los dos antes de salir a trabajar.

 

8:30 a.m.

Rutina de ejercicio que puede ir de una hora a tres horas dependiendo el día y estado de ánimo. Este ejercicio puede ser salir a correr o hacer bicicleta estática en su casa. Algo que pocos saben, Daniela fue súper rumbera en su época adolescente, luego cambió la fiesta con el deporte e hizo triatlón durante 3 años.

 

11:00 a.m.

Empieza su día laboral: su momento de inspiración máximo, en donde escribe mini cuentos, hace juegos de palabras y aprovecha también para generar su contenido de redes sociales, editar fotos, hacer textos y crear. Es un momento de soledad total, en el que se dedica 100% a su trabajo.

 

3:00 p.m.

Daniela almuerza todos los días a esa hora y pide domicilio. Cocinar no es lo suyo y prefiere aprovechar ese tiempo en otras actividades.

 

4:00 p.m.

Una hora en que Daniela nos cuenta, jocosamente, que le da un poco de crisis existencial, entonces siempre decide ir a darse un paseo por su barrio e ir al supermercado (algo que nos confiesa hace todos los días) a comprar lo que sea. El plan de ir al súper mercado le fascina y la emociona. Para ella ese momento de caminar es inspiración, y se encuentra diferentes cosas en el camino, las cuales le ayudan a despejar su mente y seguir siendo una mente supremamente creativa.

 

5:30 p.,m.

Es la hora en que llega su amor a la casa, Mateo. Y como dice ella literalmente “soy un pegote, pero cuando digo pegote, es literal. No me quiero despegar de Mateo, me le echo encima hasta enloquecerlo jaja. A veces, cuando Mateo regresa temprano, lo espero para ir juntos al supermercado. Es un plan increíble”.

 

Por la noche:

Ella y su esposo cenan juntos. Piden siempre domicilio y luego descansan juntos, viendo cada uno sus redes sociales como Instagram o Twitter, hasta que su esposo se duerme a las 10 p.m. y ella a las 11 o 12 de la noche. Y un secreto inesperado: Daniela no es el tipo de persona que necesita dormir 7 u 8 horas diarias para sentirse y  verse bien. Ella con solo 5 horas, está perfecta y tan radiante, como la vemos siempre en todas sus fotos.

 

En Cali, su ciudad natal, la cosa cambia un poco. Sin embargo, sigue teniendo una vida tranquila y muy dedicada a su trabajo y su familia.

 

5:30 a.m.

Se levanta y sale a trotar o a montar en bicicleta una hora aproximadamente. Luego desayuna con sus papás y su hermana. En Cali, Daniela tiene un apartamento, pero le fascina quedarse en la casa de sus padres y compartir con su familia.

 

8:45 am

Llega a la oficina. Daniela va a la oficina y hace parte de todos los procesos. Sin embargo, lo suyo es diseñar y hacer contenido para sus redes. Ella genera todo su propio contenido. En los viajes va con Mateo o contrata un fotógrafo para que la acompañe y creen juntos todas las magníficas fotos que solo Daniela logra hacer: pelo parado, comida volando y brincos inesperados–y siempre sale perfecta.

 

Ella no se involucra en el tema financiero de su empresa: su hermana, Natalia Salcedo,  es quien se dedica a este tema, pues es la gerente general de la empresa. En la oficina pasa tiempo con el departamento de diseño y revisa todo lo que tiene que ver con  la creación de las joyas.

 

A la hora del almuerzo:

Esta es una hora sagrada, pues siempre almuerza con toda su familia en la casa de su abuela, quien es joyera también.

 

2 p.m.

Es la hora de regresar al trabajo. Normalmente tiene varias reuniones con el equipo de trabajo y también externas. Ella se involucra mucho en la parte creativa y el desarrollo del diseño, pero no tanto en la elaboración de las joyas. Es muy pasional y todo lo que sea crear la emociona muchísimo.

 

5 p.m.

¡El momento más feliz de Daniela! Se come 6 chontaduros… ¡un día se comió 22! Esta también es su hora feliz, porque siempre toma café con su mamá y se van de compras juntas o al supermercado.

 

8 p.m.

Comen todos con sus padres y su hermana y ya luego queda lista para dormir.

 

Lo que no sabían de Daniela:

 

Su destino, mientras estudiaba comunicación social, era ser periodista. Su tía era la directora del canal Caracol y la gente a su alrededor asumía que ella estaba hecha para seguir ese camino periodístico.

 

Su abuela es joyera y Daniela aprendió mucho de ella, y con uno de los joyeros que trabajaba con su abuela.

 

Lleva 3 años viviendo en CDMX. Al principio le costó mucho tener una rutina, porque vivía muy sola, pues no tenía su empresa allá. Sin embargo, aprendió a estar sola y ahora le fascina hasta el punto de que ella misma se describe como poco social y de pocos amigos.

 

Y la historia más bonita… hay una señora que trabaja en su empresa desde hace 5 años. Como Daniela dice “hace de todo, pero no hemos logrado ubicarla en un cargo específico. Sin embargo, la adoro, ha estado conmigo desde el principio de mi trabajo y conoce todo. En la empresa, por obvias razones, me dijeron que debían reajustarle su salario, pues no estaba realizando un cargo en concreto, pero fui incapaz de aceptarlo. Por lo tanto, la empresa acordó con ella el salario que le puede pagar y yo por mi parte se lo complemento, para que le quede justo el sueldo que se le estaba pagando y para que siga siendo parte de la empresa”.

 

Foto cortesía Daniela Salcedo

 

Háblanos de ti…

 

¿Qué te hace feliz?

Me hace feliz generar empleo. Me hace súper feliz tomar café con mi mamá a las 5 p.m. cada vez que estoy en Cali. Otra cosa que amo es estar pegada a Mateo y llenarlo de besos. Cerrar una colección me llena de felicidad también. Y otro momento que me hace muy feliz es acompañar a Mateo y a mi familia a verlos correr una carrera, eso me llena de emoción.

 

¿Qué te estresa?

Soy muy nerviosa y súper hipocondriaca. Manejo un nivel de ansiedad alto que no sé canalizar bien muchas veces. Me genera estrés pensar en un cambio de vida geográficamente, los cambios de países no son tan fáciles para mi. La producción de una colección también me genera estrés, pues cada colección se vuelve más compleja y los tiempos se alargan muchísimo.

 

¿A qué le tienes miedo?

Le tengo pavor a la muerte y a la muerte de mis seres queridos. Hace un tiempo era un tema que no me dejaba dormir. Las alergias también me generan pánico y soy alérgica los mariscos.

 

¿Qué te hace llorar?

Soy demasiado llorona, soy muy explosiva. Me pongo bravísima 5 minutos y al minuto 6 se me olvidó todo jeje

 

¿Que te hace sentir conectada contigo misma?

Los viajes 100%. Para mí viajar es vital. Cuando estoy estresada o saturada viajo. Eso me relaja y me conecta conmigo misma.

 

Daniela es una mujer que vale la pena conocer. Su sencillez al hablar, su espontaneidad al contar una historia y su vida completamente natural y humana, hacen de ella una mujer supremamente inteligente, carismática y única. Algo necesario para estos días de muchas tendencias y poca autenticidad.

 

Foto cortesía Daniela Salcedo
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

EDITORS' PICK

MEET THE CREW

John Doe

John Doe

John Doe

John Doe

John Doe

John Doe

John Doe

John Doe

John Doe

John Doe

John Doe

John Doe

GET OUR NEWSLETTER

Nuevos artículos y noticias de VR directamente en tu Email

WANT TO WRITE FOR US?

Texto aca

Vanessa Rosales
ESCRITORA. CONSULTORA. CULTURA, ESTILO, HISTORIA Y TEORÍA DE MODA​