Barcú, plataforma de arte, moda y feminismo

En esta feria convergen estos tres conceptos fuera de las redes sociales, pero los bogotanos no asisten.

Imagen de Karol Moreno, inspirada en el logo Silvana.

Moda. Arte. Feminismo. Son conceptos de los que muchas personas se adueñan simplemente porque se encuentran en pleno furor. Usar ropa de diseñador, lucir en el cuello una pañoleta verde como moda, sin realmente luchar por su verdadero significado y realizar “obras de arte” al mejor estilo del Hamparte puro (término usado por el artista Antonio García Villarán para hacer referencia al arte de no tener talento) son la excusa perfecta para todos aquellos que se apropian de un discurso sin tener en cuenta que demuestran todo lo contrario. Lo peor de todo esto es que la gente les cree.

Muchas de estas grandilocuencias se encuentran en las redes sociales. El acceso inmediato a la información nos hacer sentir dueños del mundo, pero, cuando en la vida real se prestan espacios para conocer, compartir e inspirar a través de estos conceptos ¿Cuantas de las personas que se sienten poseedores de estos discursos son los que se encuentran allí?

El pasado 24 de octubre se inició el festival de Barcú, un recorrido por el barrio La Candelaria en Bogotá, donde se mezcla el arte y la música. Es un espacio que muestra la realidad de estos discursos vistos en redes sociales, donde no se habla a través de la pantalla sobre estos razonamientos, ya que allí el feminismo, la moda y el arte cobran vida.

Entre el arte y el Hamparte visto en el recorrido de la feria, se destaca el trabajo del escultor Pepe Toledo. Allí el artista con su obra llamada Envolventes retrata a la mujer en diferentes esculturas de colores.

En cada trabajo se muestra la figura de una mujer envuelta en tiras que salen de su propia silueta. Los colores de las obras transmiten al espectador diferentes sentimientos, cuya interpretación varía entre los observadores, intención que expresa Pepe Toledo al inicio de la exposición. Las siluetas envolventes de cada una de las obras, se asemejan a un abrazo, referente al amor y el cariño que una mujer posee. A diferencia de la mayoría de las obras de arte, las cuales no se pueden tocar, las esculturas de Pepe Toledo se pueden acariciar, como símbolo de que la mujer debe ser amada y respetada. Las esculturas, a simple vista, se aprecian volátiles y ligeras, pero debido a que están compuestas de hierro, las obras son bastante fuertes, firmes y vigorosas, se podría decir que es la misma forma en la que se aprecia a una mujer.

Por otro lado, Statements fue el espacio cinematográfico de la feria, donde el festival nómada sueco Music Doc fue el encargado de dar un giro a la temática que venía mostrando Barcú todos estos años. A través de la perspectiva de la crítica de género, el festival nos mostró las historias de diferentes mujeres artistas en el mundo de la música, de los cuales, sobresalió el documental de Silvana.

En el film de Silvana, nos presenta el éxito de la rapera Silvana Imam. Allí se evidencia como la cantante se desenvuelve en un género musical el cual es dominado por los hombres y en cómo desafía varios estereotipos, como ser lesbiana, ser blanca y tener ascendencia árabe. Esta mujer se convierte en un icono feminista, además de dar una voz de aliento a aquellas personas que, como ella, sienten que su condición sexual, su forma de vestir y su forma de pensar, están “mal” debido a los parámetros regidos por la sociedad.

Silvana también es un ícono de estilo. A su outfit de rapera, el cual incluye sudaderas grandes y zapatillas, añade su infaltable chaqueta de cuero, como símbolo de la rebeldía que la caracteriza. Su biker favorita es la que tiene logo de la banda Nirvana, el cual característicamente tiene una Smiley Face amarilla en la espalda, de ojos tachados y boca babeante con la diferencia de que esta tiene gorra y cabello largo y, en vez de decir Nirvana dice Silvana. Es una mujer que rompe con las reglas establecidas, quien es capaz de inspirar a miles de personas con su música y sus letras en contra del patriarcado y cuyo film la da a conocer alrededor del mundo gracias al Music Doc Festival contribuyendo de esta forma al empoderamiento de la mujer.

En estos espacios es donde se encuentra un discurso más válido de moda, arte y feminismo, pero, como se evidenció en la feria, son muy pocas las personas que asisten a estos eventos. Una feria que debería estar llena de personas con anhelos de conocimiento, pero varias actividades tuvieron que ser cancelados por falta de audiencia. Por eso la invitación de este medio es investigar más a fondo cada uno de estos temas y, de vez en cuando, salir de la comodidad de nuestras pantallas para poder nutrirnos de la cultura que un evento como Barcú nos brinda.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Vanessa Rosales
ESCRITORA. CONSULTORA. CULTURA, ESTILO, HISTORIA Y TEORÍA DE MODA​

Vanessa Rosales | Desarrollado por: Binach