Lucha de poder en el brexit y el modo como afecta la Semana de la Moda de Londres y su industria

¡Tempestad incesante en Inglaterra y su semana de la moda! ¿Qué le espera a la industria de la moda luego de la movida política del brexit?

 

La Comunidad del Carbón y del Acero nació luego de la Segunda Guerra Mundial con el fin de evitar futuros conflictos entre los países europeos, Jean Monnet (uno de sus fundadores) creía en la importancia de romper barreras comerciales entre los países, posibilitando así la cooperación económica, generando alianzas entre estados y, por ende, evitando futuros conflictos. Años más tarde, la Comunidad Europea fue conformada y el Euro se estableció como moneda común para facilitar la transacción entre países vecinos. Así mismo, las fronteras fueron abiertas y la circulación libre entre países fue instaurada. Luego de que el Reino Unido en junio del 2016 votara a favor de salir de la Unión Europea, esta institución de cooperación internacional se vio amenazada. Y después de casi tres años de negociaciones entre Theresa May y la Unión Europea, el parlamento inglés rechazó los acuerdos establecidos por la mandataria. Este rechazo significa la posibilidad de salir de la Unión Europea de manera dura y sin un tiempo concreto de transición. Este no acuerdo, representa no sólo incertidumbre a nivel económico e internacional, sino que varias industrias, incluida la de la moda, tendrán que buscar alternativas para continuar con sus negocios y lograr reducir el impacto que ocasionará este proceso político.

 

Varios medios han analizado lo que implica el divorcio entre estos actores internacionales, y muestran que, aunque aún no se ha llevado a cabo, las tensiones están comenzado a sentirse en todos los ámbitos. El medio de comunicación árabe Al-Jazeera ha estipulado que el brexit en principio parecía una simple pregunta de quedarse o irse, sin embargo, el irse demostró ser más complejo y con resultados más inciertos de los esperados. Muchos opositores al brexit han afirmado que esta movida será un desastre económico para varios sectores de la economía inglesa, inclusive bancos que tienen sus sucursales en Londres han decidido mudarse a Frankfurt para así evitar tener que pagar tarifas e impuestos en la era del brexit. La industria de la moda es uno de los sectores económicos que más ha manifestado su inconformismo ante un brexit sin acuerdo.

 

Como es bien sabido, Inglaterra ha sido uno de los epicentros históricos de la moda hegemónica junto con París, Milán y NY. Lo que muchos puede que no sepan, es que la contribución directa de la industria de la moda al PIB del Reino Unido es aproximadamente el doble del tamaño de la industria automovilística (£10 billones).  Según British Fashion Council, la industria de la moda le contribuye al Reino Unido cerca de 20.9 billones de Libras del valor agregado bruto, lo cual representa un 1.7% del PIB del país. Además, la industria incide indirectamente en diferentes sectores de la economía como el turismo. Con este panorama en mente, es comprensible por qué ha habido tanto sobresalto en esta esfera. Un brexit sin acuerdo, para la moda al igual que otros sectores, significa que el intercambio comercial con Europa será más costoso, entorpece la inversión y complica asuntos de transporte entre sus empleados. En cuanto al cruce de fronteras, el ejemplo más ilustrativo puede observarse en Irlanda, donde se encuentran varios proveedores y diseñadores que deben cruzar la frontera de una manera constante. Si se implementa un sistema de aduanas en dicha frontera, la logística comercial se verá paralizada.

 

En la reciente Semana de la Moda de Londres, las tensiones no pasaron desapercibidas. Como Business of Fashion lo ilustró en su artículo Fashion Prepares for Brexit Disaster, marcas reconocidas como Burberry se han estado preparando logísticamente para amortiguar el golpe que esta movida política generará en la economía. De igual manera, la Asociación de Moda y Textiles del Reino Unido les ha aconsejado a las compañías que se preparen para el peor escenario. Al otro lado del Canal de La Mancha, los europeos han sido cautelosos al hacer negocios con las compañías de la isla hasta no tener un panorama claro y muchas empresas han tomado como medida mover su inventario a otros lugares de Europa para así evadir las tarifas y retrasos que vendrán con este escenario.

 

Durante el evento de la semana de la moda de Londres, estas rigideces fueron transmitidas en las colecciones de diseñadores como Burberry y Bora Aksu. Según el diseñador Bora Aksu, su colección implementó colores luminosos y pasteles de otoño/invierno para lograr difundir un aire esperanzador en una época tan tensionante. Ricardo Tisci por otra parte, tituló su colección de Burberry “Tempest”, lo cual muchos lo interpretaron como una alusión al actual clima político y al clima londinense. Al igual que la de Bora Aksu, esta colección pretendía proyectar un mensaje positivo para las distintas generaciones, y fue por esto que su colección presenta piezas llamativas que podrían conectar con una generación joven, y las piezas clásicas londinenses características de Burberry.

 

A pocos días de que el brexit sea oficial, el pasado martes el parlamento por segunda vez rechazó la propuesta de Theresa May. La razón principal de esto se debió a que la proposición de May acuerda en que el Reino Unido quede de manera temporal en la unión aduanera para evitar cambios en las fronteras de Irlanda del Norte e Irlanda (Parte de la Unión Europea). Para los miembros del parlamento, esto no permite que el Reino Unido se libere totalmente del bloque. Con el brexit lo que se quiere lograr es recuperar la soberanía del Reino Unido sobre sus fronteras, su capital y su territorio. Esto naturalmente viene de varios fenómenos como una derecha extrema en ascenso y la diáspora siria, entre otros. Pero todo aterriza a que el Reino Unido ha concebido que la política con la Unión Europea es hostil y anárquica, y que la única manera de sobrepasar este problema es protegiendo al estado de las demandas que esta institución internacional exige.

 

En menos de dos semanas el brexit comenzará a operar de manera oficial, y sin un acuerdo establecido el público en general está preparándose para lo peor que este cambio pueda traer. La incertidumbre en la industria de la moda y diversas economías es innegable, pero ¿es posible de antemano afirmar que el brexit traerá solo desastres para la moda? El brexit en este ámbito, puede presentar una gran ventaja para diferentes tipos de industrias y es el no tener que estar sometidos a las legislaciones europeas que determinan y regulan por ejemplo qué puede ser considerado como chocolate (muchos de los chocolates ingleses no pueden ser apreciados “chocolate” debido a que no cumplen con los estándares de esta legislación). ¿Podrá ser esta una ventaja creativa para diversas industrias, en especial la moda? Por el momento todo resulta ser especulativo, lo único que queda es esperar cómo se resuelve todo y que la industria de la moda continúe alerta para un brexit duro.

 

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Vanessa Rosales
ESCRITORA. CONSULTORA. CULTURA, ESTILO, HISTORIA Y TEORÍA DE MODA​

Vanessa Rosales | Desarrollado por: Binach