Reseña Tim Walker: Wonderful Things

Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things

El Museo de Victoria and Albert en Londres, es uno de las instituciones más importantes dedicadas a la investigación, museología y curaduría de la indumentaria. Este museo fue fundado en 1852 cómo un museo de manufactura y en 1899 fue bautizado en honor a la Reina Victoria y su esposo Alberto. El museo actualmente cuenta con una inmensa colección de vestidos de diferentes épocas, de diferentes rincones del mundo. Adicionalmente cuenta con piezas de arte y esculturas. 

Llegar al V&A es una experiencia embelesadora, basta con atravesar sus puertas giratorias y entrar a un amplio espacio neo clásico donde se puede apreciar un imponente candelabro de vidrio del artista Chihuly. Esta breve experiencia es un abrebocas de lo que se puede encontrar en este museo tan significante. Inclusive Walker ha mencionado que el V&A es un templo del conocimiento al cual recurre para obtener inspiración y referencias. La exhibición consagrada al fotógrafo británico Tim Walker aborda su trabajo en la industria de la moda y celebra la singularidad de su estilo fotográfico. Esta exposición se encontraba en una de las galerías más importantes del V&A y con solo adentrarse en el espacio, era como cambiar completamente de ambiente y dimensión. 

La entrada conduce a un túnel alumbrado por luces tornasoladas donde un letrero en letras que parecen burbujas de jabón enuncia el título de la exhibición: Wonderful Things. De por sí esta entrada genera en el visitante la sensación de haberse incorporado a un sueño donde cada imágen que fue tomada por el lente de Walker es un state of mind. La curadora Susan Brown dividió esta exhibición por salas temáticas, donde cada una abordaba distintos aspectos del trabajo de Walkrer. 

La primera sala invitaba al espectador a sumergirse en una sensación de estar en medio de la nada, esta sala presentaba en su totalidad un color blanco tiza, donde las únicas que se llevan el papel protagónico eran las fotografias. Aquí se ilustra la fascinación de Walker con los cuentos de hadas y la fantasía. El footgrafo le rinde homenaje a su infancia dándole vida a diferentes personajes ficticios en su trabajo, donde es posible encontrar animales tales cómo elefantes de colores flamboyantes como el azul o el rosa. Sirenas o muñecas gigantes también son personajes muy recurrentes en estas fotografías, que inclusive han aparecido en diferentes ediciones de la Vogue británica. Adicionalmente, los sujetos fotografiados parecen poseer proporciones corpóreas hiperbólicas. Dentro de esta  misma habitación se mostraban algunos de los retratos que el célebre fotógrafo ha hecho a lo largo de su carrera. Aquí se enuncia la fascinación que tiene Walker por las personas que poseen características andróginas. Una de sus mayores musas es Tilda Swinton quien sus facciones singulares permiten que esta fluya en y encarne diferentes géneros. 

Luego de este deleitante abrebocas, la exposición conduce al visitante a la siguiente sala que se titula Capilla de desnudos. Como su título lo indica, aquí se presentaron los desnudos de Walker en un espacio iluminado por luces cálidas, paredes palorosa y sillones de cuero rosa. En su trabajo con los desnudos, Walker juega mucho con la proporcionalidad de los sujetos por medio de los lentes fotográficos. Por ejemplo, una fotografía titulada Beth Dito, pinted pink logró captar mi atención por la posición erguida de la modelo, pero a pesar que esta posición la haría ver alta, el lente fish eye genera el efecto opuesto, hace que su proporción sea ancha en el centro y angosta en las extremidades. Así mismo, con el juego de los lentes, ciertas fotografías parecían estar fundiéndose dentro del marco, creando así una ilusión de tridimensionalidad de la foto. 

Seguido de esto, el camino lleva hacia la capilla de iluminaciones. Este pequeño espacio tomó como inspiración las excavasiones del arqueólogo Carter en la tumba de Tutancamón. En el momento en que Carter descubre la tumba del Farón Egipsio, uno de sus acompañantes le pregunta: -¿Qué ves? a lo cual Carter responde: Wonderful Things. De ahí viene el nombre de la exhibición. Para Walker, el V&A es cómo la tumba de este misterioso faraón, es un lugar lleno de tesoros por descubrir. Él mismo tomó objetos de la colección del museo para elaborar sus fotografías. 

El siguiente espacio llamado Pen & Ink se exhiben otras de las grandes inspiraciones de Walker: la tinta y su disolución. Una habitación blanca con luz fría genera un mayor contraste con el negro de las fotografías. Walker se ha sentido seducido por las ilustraciones en tinta de Aubrey Beardley, y el V&A posee varias impresiones de este artista. Cuando Tim Walker las precensió por primera ves en una visita al museo, automáticamente las tomó como referencia para sus fotografías. En esta sala, algunas de las obras estaban ampliadas sobre el negativo, lo cual generaba un contraste poderoso entre blanco y el negro. 

El museo que lleva en su nombre la insignia del Imperio Británico, posee una variada colección de objetos de la India y de Asia. Walker siendo fiel admirador del repertorio del V&A, buscó en sus archivos aspectos de la cultura India que le sirviernan para emplear en sus creaciones. Para este proyecto, trató de acercarse a la mitología del país incorporando componentes de los cuentos de hadas. De manera curiosa las fotografías de esta sección, no fueron hechas en la India, sino en un día caluroso en la campiña inglesa. Esto puede dar a entender la aproximación de la cultura inglesa con la India, no sólo por la agobiante historia imperialista, sino cómo la India ha influenciado profundamente a Inglaterra. Un ejemplo de esto puede observarse en la gastronomía del país anglosajón, donde el Curry (originario de la India) ha sido adaptado como un plato nacional. 

Luego de recorrer estos espacios, el visitante podrá atravesar un universo con una estética Camp, donde la pretensión está en invitar a los expectadores a la deshinibición de sus secretos y represiones, aquí hay muchas alusiones a lo queer. Al cruzarr este espacio, decidí pausar brevemente mi emoción por continuar el recorrido, y me concentré en la reacción de aquellos que estaban conmigo en la nueva estancia. Aquellas personas fijaron rápidamente su mirada en un dragón chino negro que se encontraba en el techo de la entrada. Esta criatura mitológica se camuflaba con el espacio y en primera instancia no era fácil de percibir. Pero una vez uno logra percatarse de este, automáticamente se hacen evidentes sus detalles dorados y rojos. Las personas mostraban interés por los detalles del dragón y curiosidad por cada una de las fotografías ostentadas.  

En la última sección de la exhibición, la curaduría estuvo dirigida hacia tres temas: La masculinidad, Tilda Swinton y la sostenibilidad. La masculinidad y su anatomía es otro de los asuntos que Walker aborda en su trabajo. Según la descripción, sus visitas al V&A lo inspiraron a explorar el cuerpo desnudo del hombre y a abordar su expresión erótica. Así mismo, Tilda Swinton, su musa, es la protagonista de una de las últimas secciones, aquí podemos ver retratos de la actriz británica donde su androginia es celebrada. Finalmente, el tema de la sostenibilidad fue abordado, y en estas fotografías Walker usó materiales reciclados para las escenografías y el vestuario de los modelos. 

No cabe duda de que esta exhibición mostró meticulosidad en los detalles, cada sala temática era un mundo cromático y temático diferente al anterior. Los los letreros que explicaban los contextos de cada espacio fueron pertinentes, contenían una letra clara y  sus explicaciones eran precisas. Tim Walker trabajó junto a Susan Brown en hacer esto posible, y ambos ejecutaron un arduo trabajo de investigación en los archivos del V&A. Es evidente la intención de la curaduría era destacar la importancia del trabajo de este fotógrafo británico, en explicar sus motivaciones y, naturalmente, destacar la colección del V&A como singular y especial. 

Pero la exhibición precisamente abre una inquietud que puede resultar incómoda. Un museo que contiene cargas con un pasado imperialista, aunque bien está preservando las piezas en cuestión, no va a poder cerrar facilmente estos ultrajes. Hace poco por ejemplo, se hizo pública la denuncia de varios países del Medio Oriente en contra del British Museum. Esto dejó en evidencia que el British es uno de los museos con más piezas robadas del mundo. Es importante deliberar esto y considerar cúal es la responsabilidad ética de estas instituciones encargadas de  resguardar la historia y el conocimiento.

 

Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Reseña Tim Walker: Wonderful Things
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Vanessa Rosales
ESCRITORA. CONSULTORA. CULTURA, ESTILO, HISTORIA Y TEORÍA DE MODA​

Vanessa Rosales | Desarrollado por: Binach