No espere a que sea Halloween para usar su mejor pinta

by

Eleonora Morales

 

Octubre se ha convertido en los últimos años en la excusa perfecta para visitar ferias de arte, galerías y, en especial, la feria de moda más importante de Bogotá; BCapital.

 

Por un lado, están las ferias de arte como Artbo, la feria de arte más posicionada y tradicional del país creada en el 2004; Odeón, una feria un poco más alternativa y con algunas propuestas independientes creada en el 2011; Barcú, un espacio en La Candelaria de estilo urbano y callejero creado en el 2014; y La Feria del Millón, una feria hecha para los emprendedores del arte que vende todas sus obras a menos de un millón de pesos, creada en el 2013.

 

 

Por otro lado, en cuanto a moda, está BCapital, la feria de moda que realiza Inexmoda en Bogotá desde el 2014. Es un espacio que tiene una duración de 3 días, en donde la gente puede ver diferentes pasarelas, asistir a una parrilla académica y disfrutar de un private sale, en donde pueden comprar ropa y accesorios de diferentes marcas y diseñadores colombianos.

 

Un mes de goce y de cultura, pero que para muchas personas de la moda ha perdido su objetivo inicial de ser un espacio de aprendizaje, de conocimiento y de descubrir nuevos talentos, entre otros, convirtiéndose en un espacio de espectáculo y apariencia.

 

En Colombia, la moda todavía no es vista como una disciplina digna de estudio, pues se considera ligera y que solo le concierne a las mujeres. Sin embargo, es importante preguntarnos si de pronto las personas que pertenecen a esta industria son las que, en algunos casos, pueden confundir la información de las ferias exponiendolas como espacios visuales carentes de  conocimiento.

 

Desde hace aproximadamente 4 años, se empezó a ver en las redes sociales, más concretamente Instagram, imágenes de personas que trabajan en el medio y en la industria de la moda como stylists, bloggers, periodistas, consultores y  diseñadores, entre otros; posando de diferentes maneras con atuendos estrambóticos y poco convencionales en los eventos de arte y moda de Bogotá. Es como si solo durante el mes de octubre la gente se pudiera vestir como siempre se ha querido vestir. Tal vez para muchos es como Halloween, una fecha en la que pueden aprovechar y disfrazarse de la persona que realmente siempre han querido ser gracias al permiso implicito que otorga este tipo de eventos. No obstante, al acabarse el mes la mayoría vuelven a sus prendas convencionales y tradicionales, que muchas veces acaban siendo unos jeans, una camiseta y unos tennis. Entonces, volviendo al cuestionamiento inicial, surgen más inquietudes.

 

¿Será que de alguna manera las personas que trabajan en la industria de la moda no le dan la  importancia que esta merece  al utilizar la ropa unicamente  para ser vistos en eventos sociales o en imágenes digitales, mas no para crear una identidad a través de ella, fortalecer su seguridad o simplemente disfrutarla? Es como si las ferias y los eventos sociales que se llevan a cabo en octubre invitaran a los asistentes a participar en un espectáculo teatral, en el que cada uno debe interpretar un personaje diferente que, en muchos casos, ni siquiera corresponde a la identidad de quien lo lleva.

 

Por otro lado, se podría ver también octubre y Halloween como un mes y una festividad que le dan la oportunidad a la gente de vestirse diferente, ofreciendo un aire visual distinto. No obstante, sería una tranquilidad para muchos, y algo muy refrescante para todos, poder vestir y ver durante todo el año la misma variedad estética, no solo por un tema visual de moda sino también porque muchos seguramente podrían ser quienes siempre han querido ser, más allá del mes de octubre.

 

¡Qué lindo sería que durante todo el año las personas fueran capaces de vestirse como quisieran y pudieran llevar atuendos suntuosos y ornamentados, incluso cuando no hay eventos sociales, ni cámaras de celulares para tomarse fotos y selfies! La magia de la moda está en vestirse para uno mismo y en hacer de cada día un festín del vestir. ¡Inténtelo! Puede empezar a ser su juego diario favorito. La moda es para que la gente se vista como lo desee.  Para los que les apasiona, es la oportunidad de  vestir todo el año con sus prendas favoritas, tener la satisfacción que genera el conectar las ganas y el deseo con la realidad, no tiene precio. Es decir, no espere a que sea Halloween para hacerlo, hágalo todo el año.

 

Es importante entonces que si usted va a asistir a uno de los eventos de moda o arte durante este mes, se cuestione lo siguiente con el fin de identificar mejor sus gusto y poderlos aplicar siempre, no solo en este mes de cultura: ¿Cuál es la intención real de ir a estos eventos: dejarse ver o aprender? ¿Verdaderamente le gustan, le interesan los temas y los disfruta?¿Qué tan segur@ y cómod@ se siente asistiendo a estas ferias?¿Qué se pone cuando va a asistir a una feria de moda o arte?¿Utiliza prendas que no usa en otras ocasiones?

 

 

Si la respuesta anterior es sí, entonces, ¿por qué no usa esas prendas el resto del año? Si va a usar ropa de diseñadores o marcas colombianos, ¿con qué fin lo está haciendo?¿Por qué vestirse de manera exagerada y notable?¿Cuál es su objetivo al subir fotos en Instagram mostrando su pinta y mostrando que asistió a una feria de arte o una feria de moda?

 

Si finalmente decidió ir a uno de estos eventos, o a todos, solo una recomendación… Llénese de confianza, use su mejor pinta, siempre y cuando sea usted y no parezca disfrazado, no le de importancia a lo que digan los demás, aprenda sobre moda y gócese la feria. Repita este ejercicio los 12 meses del año y recuerde que el punto está en ser y no en aparentar.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *