El nuevo baile de los que sobran de Laura Laurens

by

Podría escribir sobre los disruptivos y característicos materiales, o de las elaboradas y drapeadas siluetas que vestían los cuerpos de las modelos con un espacio significativo entre la piel y las ropas, o de la puesta en escena tan simple, pero tan diciente. Inclusive podría escribir del acercamiento al diseño para un género no binario, tan propio del trabajo de la diseñadora colombiana Laura Laurens. Podría escribir sobre todo aquello que es subjetivo al ojo del espectador, pero el trabajo de Laurens no está creado para ser visto desde esos ojos exclusivamente.

 

Como bien lo decía Felipe Espinosa horas antes del inicio de la pasarela que clausuraría BCapital 2018, aunque el resultado fue un desfile, realmente la esencia del proyecto de Laurens fue el proceso, pues el concepto y la ejecución de este fue tan bien logrado que hubiera podido concluir en múltiples productos. La conceptualización del proyecto fue tan rigurosa, pero al mismo tiempo tan orgánica, que la opinión de lo visual es desdibujada por el trasfondo.

 

A lo largo de su carrera, Laura Laurens se ha caracterizado por comunicar coyunturas y dar visibilidad a los marginados; quizá porque su formación en arte le otorgó cierta sensibilidad por “los que no pertenecen”, o tal vez porque siente este ejercicio como un reflejo de sí misma. Siempre busca darles una plataforma donde, no solo son útiles dentro de la sociedad que los apartó, sino también tienen una voz que, aunque no busca hacerlos pertenecer, logra ampliar el espectro de lo que esto significa.

 

Cuando, hace algún tiempo, Laura Laurens conoció a Roxana Panchi, una indígena transgénero de la comunidad Embera Carmatarrúa, no solo se conecto con su historia de vida, lo que las hizo grandes amigas, sino que además adquirió una fascinación por su arte: los tejidos propios de su cultura. Todo esto despertó en Laurens su característica sensibilidad artística y social, lo que la llevó a crear un colección llena de significados e historias que se cuentan a través de su lenguaje sin palabras, la moda.

 

La plataforma que Laurens le permitió a Panchi y a la comunidad transgénero Embera va más allá de una colaboración mutua de talentos y se fundamenta en la incorporación y normalización social de aquello que hemos considerado al margen, permitiendo así la creación de piezas que brillan por su significado y su trasfondo social, el cual se evidenció en cada uno de los detalles cuidadosamente curados que tuvimos el placer de vivir el viernes 19 de octubre, en la clausura de BCapital.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *