De la teatralidad a la consciencia

by

El teatro México, ubicado en el centro de Bogotá, fue testigo de cómo el conocimiento experto y la industria de moda colombiana se encuentran en permanente conversación. BSmart es uno de los pilares fundamentales de BCapital, uno de los eventos más importantes de la industria de moda colombiana que tiene lugar en la capital, y que junto con los componentes cool y fashion resaltan el fortalecimiento de esta industria creativa.

 

Resulta valioso alzar la vista en particular a la sección académica, pues en realidad son pocos los espacios que en la escena nacional podemos encontrar con estas características. Para esta edición 2018, BCapital enfocó sus esfuerzos en configurarse desde la temática del patrimonio, la cultura, la tradición y la herencia nacional, lo cual fue notorio en el contenido de las conferencias: Herencia ancestral de la moda ¿Apropiación cultural o inspiración?, Diversidad cultural colombiana ¿Quiénes somos? y La moda como reencuentro y resistencia de la herencia Afro en Colombia.

 

 

Si bien puede considerarse que los aspectos pensantes de moda responden a un nicho específico, BCapital desde su arista de conocimiento impacta a un público más masivo, a uno que busca entender la moda desde una perspectiva más compleja, más allá de la simple imagen, como lo afirma el docente de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín y experto en moda, William Cruz Bermeo. Es así como la academia es la que llega a BCapital para compartir su conocimiento, buscando expertos que han estado conectados con ella, que han investigado sobre el tema o que han tenido alguna aproximación a estos, haciéndolo un campo de experticia. Nombres como el de Rocío Arias Hoffman, Lorenzo Velásquez, María Jhons y Alexander Parra son algunos de los que más se destacan por haber liderado los paneles de sostenibilidad, género y moda y propiedad intelectual desde las artesanías, respectivamente.

 

Ante ello, cabe cuestionarse si el contenido de las conferencias corresponde con la realidad de la industria nacional. Por un lado, a grandes rasgos se trata de repensar formas en las que tradicionalmente se hace diseño, entender la artesanía más allá de la idea de que un artesano es un hombre o una mujer del campo en condición vulnerable que se encuentra con un sujeto colonialista para hacer o apropiarse de un diseño. Se trata de mostrarle a la gente que en Colombia se hacen desarrollos creativos serios al respecto. Muestra de ello son los procesos de diseño que abandera la Revista Fucsia – con el apoyo de otros patrocinadores – con su proyecto Maestros Ancestrales, quienes desde el año 2017 conectan a diseñadores nacionales con comunidades tradicionales y su realidad cultural para generar un producto digno de la herencia cultural nacional. De igual forma, con entidades como Artesanías de Colombia, se promueve y se contribuye al progreso y desarrollo de las artesanías nacionales, consolidando un terreno propicio para rescatar el patrimonio tanto material como inmaterial nacional.

 

Por otro lado, es innegable que nos encontramos ante un gobierno que promete edificar una política pública que pretende contribuir con la producción de bienes y servicios culturales que están protegidos -o pueden estar protegidos- por derechos de propiedad intelectual (Banco Interamericano de Desarrollo), la llamada economía naranja o economía creativa. Lo anterior, sólo ratificara que el sector del diseño tanto de moda como industrial es una actividad sostenible, que contiene saberes locales tan invaluables como el patrimonio. Es por ello que BSmart no se enfoca de manera casual en la protección de la propiedad intelectual, por ejemplo, y en todo el componente artesanal como base para la edición del presente año.

 

Ahora bien, es curioso analizar qué impacto tiene discutir estos contenidos en un escenario como BCapital y no en eventos de mayor tradición de moda en Colombia como Colombiamoda en Medellín. Ante ello, Cruz Bermeo argumenta que “se debe a la naturaleza misma del evento, que se ha planteado desde el inicio como un espacio que permite otras manifestaciones de la moda desde los formatos de presentación, desde los diseñadores que se presentan quienes tiene propuestas adelantadas, de vanguardia experimentales y exploratorias”.

 

 

Sumado a ello, el hecho de que se realice en la capital le otorga una connotación singular. El evento en sí mismo permite que otras visiones se instalen como las colecciones de los diseñadores y los formatos de presentarlas, con lo cual se ha encaminado en atender a otros formatos de tema académico. “El tratamiento de sus temas conlleva a tener una visión más reflexiva, a tocar más la fibra humana que hacia el conocimiento aplicado, que es un enfoque que ha tendido a tener más Colombiamoda y Colombiatex, los cuales responden a una necesidad inmediata del mercado desde la productividad”, finaliza puntualizando el experto en moda. En suma, es la oportunidad para que se generen introspecciones sobre temas con los que convivimos cada día sin percatarnos en realidad: la moda desde la tradición, el género, el patrimonio y la herencia; y que desafortunadamente no son aprovechados en su máxima potencia, pues son pocos los asistentes a estas conferencias, que sin bien no son comunes o de un interés generalizado, son una puerta de conocimiento con sustancia que intenta corresponder con una coyuntura de una industria en expansión.

No tags 0

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *